Tritones

 

Estando en la finca de nuestros amigos Marimar y Jesús nos encontramos con este ejemplar de tritón que vivía feliz en el arroyo de agua potable que tienen la suerte de tener casi a la puerta de su casa.

Este es el tritón que os decimos. Veis el precioso color verde que tiene y la línea naranja que atraviesa todo su cuerpo lo que quiere decir que es una hembra.


Fue fácil cogerle en cuanto le vimos porque son de movimientos lentos y le pillamos caminando por el césped que crece al lado del arroyo. Le hicimos un montón de fotos y Diego estaba encantado con él.

Este es Diego con el tritón.
Y aquí se ve un poquito el riachuelo donde vive …
el tritón, no Diego, claro.
Por si había dudas por el camuflaje, vemos ahora un primer plano del tritón en la foto anterior.


Decíamos que es hembra y es que hay bastante diferencia entre éstas y los machos, como se aprecia en el siguiente dibujo:

Familia de tritones jaspeados donde se pueden ver las diferencias entre el papá (con cresta) y la mamá (sin ella). El bebé larva respira por branquias a diferencia de sus papis que lo hacen por pulmones.


¿Qué cómo viven los tritones? Pues bien, si se les deja tranquilos, claro. Por cierto que la ley les protege, estando terminantemente prohibido tenerlos en acuarios ni en nada. En estado natural les gusta vivir en los arroyos más bien pequeños y donde el agua vaya despacito. Y que tengan bastante vegetación, sobre todo acuática. Por eso los hay en la finca de nuestros amigos donde aparte de todo esto el agua es tan clara y pura que se puede beber directamente y, por cierto, está fresquita y riquísima.

También les gustan las charcas, las fuentes, las acequias, los estanques y no desprecian los prados e incluso los bosques porque estos tritones tienen una que podríamos llamar “fase terrestre” pudiendo vivir épocas de calor escondidos bajo tierra en algún lugar húmedo y fresquito. Pero igual que hacen eso son capaces de vivir siempre en el agua, incluso hibernando en ella.

Cuando están en tierra aprovechan para comer babosas, caracolillos, lombrices, arañas, orugas y cosas por el estilo. En el agua comen pequeños animalillos o larvas y también huevos de ranas o sapos, incluso de tritón. Si pueden capturan algún renacuajo. Se nos olvidaba decir que en la boza tienen dientecillos y que la lengua también la pueden proyectar y es pegajosa por lo que también les ayuda para cazar.

A los tritones se les comen las culebras de agua o de tierra y las aves como las garzas o las cigüeñas. Entre los mamíferos las nutrias pueden ser sus enemigos y por cierto las hay en la finca de nuestros amigos que de vez en cuando las ven jugueteando por el río que pasa muy cerca.

Por debajo tiene este color rosado que vemos , aunque también puede tener color blanquecino o amarillento.


Cuando el invierno está acabando los tritones se empiezan a reunir en el agua para reproducirse. Los machos hacen verdaderas locuras para atraer la atención de las hembras. Cuando la tritona da el “sí quiero”, el macho la premia con una pequeña cápsula donde van los espermatozoides y que se llama por ello “espermatóforo”. La hembra la introduce en su cloaca para que los espermatozoides fecunden sus óvulos. Esto se hace lentamente a lo largo de meses (normalmente de febrero a junio) durante los cuales va poniendo nada menos que entre 200 y 300 huevos. Son muy pequeños y los colocan sobre plantas acuáticas uno por uno y con mucho cuidado, doblando las hojas con las patas traseras.

volver arriba

A las pocas semanas de ser puestos, de los huevos salen los pequeños que se irán haciendo mayores al cabo de tres o cuatro meses. Son como el del dibujo anterior, con forma de renacuajos y con las branquias por fuera para respirar hasta que se les desarrollan los pulmones.

A pesar de que le tratamos bien y le soltamos enseguida, nuestro amigo tritón estaba deseando marcharse.


Las llamadas “larvas de tritón”, o sea los jovencitos, tienen una dieta al principio menos variada, a base de otras larvas más pequeñas, como las de mosquito. A los tres años pueden ya reproducirse, llegando a vivir unos seis o siete años.

Ya hemos dicho que estos animalitos están protegidos por la ley. De todas formas se han visto en dificultades por lo que la Asociación de Naturalistas de Aragón (ANSAR) decidieron criarlos en cautividad para luego soltarlos en la zona. Prepararon piscinas prefabricadas con algas y plantas acuáticas, así como un entorno exterior con vegetación. Consiguieron soltar casi 4.000 larvas de tritón jaspeado y 22.000 de tritón palmeado, de forma que ambas especies se recuperaron.

Por cierto que en este mismo arroyo vimos otro día uno de estos tritones, de los llamados “palmeados” (en latín Lissotriton helveticus):

Esta foto se la hicimos a este tritón palmeado que cogimos en el mismo sitio que el anterior.


El color es menos llamativo que el verde el jaspeado pero resulta igualmente bonito y curioso de observar. Es el menos acuático de nuestros tritones aunque busca sitios húmedos como pueden ser troncos de árboles cortados o madrigueras abandonadas de ratones o topillos. Eso sí necesita de algún arroyo o charca para reproducirse: de hecho no suelen alejarse del agua más de medio kilómetro como mucho.

Otra especie de tritón muy conocida en nuestro país es el tritón ibérico (“Lissotriton boscai”) de color terroso en el macho y más verdoso en la hembra, ambos con manchas negras.

Tritón ibérico macho nadando entre dos plantas acuáticas.


Estos tritones son más bien nocturnos, pasando el día ocultos entre las piedras. Podemos encontrarlos en muy distintos sitios como pinares, encinares, alcornocales o robledales. También en bosques de eucaliptus o zonas de matorral o de cultivo. A veces los hay en las dunas cercanas a las playas. Pero como todos ellos necesitan el agua para la reproducción por lo que dentro de estos sitios ellos eligen aquellos donde haya cerca un arroyo, charca, estanque, fuente o poza. A diferencia de otras, esta especie de tritón soporta vivir en aguas contaminadas.

volver arriba

Cuando se ven amenazados arquean el cuerpo y levantan la cola y la cabeza a la vez que estiran las patas para intentar dar miedo al animal o persona que intente capturarle.

Aquí tenemos a este amigo tritón ibérico tratando de darnos miedo. La verdad es que la posturita es curiosa, ¿verdad?


Otra especie de tritón muy conocida es el famoso “gallipato”, en latín Pleurodeles walt. Mis alumnos cogieron algunos en el río Guadarrama hace unos cuantos años y los pusimos en un acuario grande que construimos con cristales cortados a medida y silicona. Allí los tuvimos unos días dándoles de comer lombrices y algún insecto a la vez que observábamos sus movimientos en el agua. Afortunadamente sobrevivieron y los volvimos a soltar en la orilla del río.

Precioso gallipato con esas manchas naranjas tan típicas de esta especie y por las que pueden llegar a salir las costillas.


Les hacía mucha gracia a mis alumnos lo del nombre: decían que si era un gallo con forma de pato… en fin. Les impresionaba que al cogerles por las manchas naranjas les salían como bultos. Eran las costillas que incluso pueden llegar a asomar y pinchar al animal que pretenda comérselo.

Deciros por último que, al igual que pasa con el rabo de las lagartijas, las patas de los tritones pueden regenerarse en el caso de que las perdieran. Es más, pueden “rehacer” en parte su corazón. Así que se han empezado investigaciones para intentar aplicar esto a los pacientes con problemas cardíacos.

Es muy probable que un día u otro os encontréis con algún tritón, veréis como parecen pequeños dragones vivientes. Son muy graciosos al andar y bastante ágiles nadando. Resistid la tentación de ponerlo en un acuario. Aparte de que la ley lo prohíbe, sería una pena sacarle de su entorno natural. Observadle un ratito y veréis lo tranquilo que anda pero como busca la forma de escapar. Y si encuentra agua despediros de él y pensad que habéis tenido la suerte de tocar uno de los anfibios más curiosos y más impresionantes que tenemos en nuestro planeta: una especie de “ET” de los anfibios.

 

Nota: el dibujito de la “familia tritona” es de Elena Padró y Miquel Zabala, ilustradores de la colección de libros VIVAC (Editorial Teide). La foto del tritón ibérico es de Wikipedia y la del que intenta darnos miedo la hemos sacado de la página web “vertebrados ibéricos.org”, fotografía de Adolfo Marco. Por último la del gallipato es de la página “reddeparquenacionales.mma.es”.

volver arriba

Design by idealizarte.com